Crónica para una ciudad viva

pieza mes noviembre2019

La ciudad no dice su pasado, lo contiene como las líneas de una mano, escrito en los ángulos de las calles, en las rejas de las ventanas, en los pasamanos de las escaleras, en las antenas de los pararrayos, en las astas de las banderas, surcado a su vez cada segmento por raspaduras, muescas, incisiones, cañonazos.

Ítalo Calvino. Las ciudades invisibles

 

¿Cuántos son los pasados posibles por interpretar cuando nos enfrentamos a los objetos del pasado, a las calles de una ciudad, a los testimonios? El billete de 10 sucres de 1974 presenta en su anverso la imagen de Sebastián de Benalcázar trayéndonos a la memoria la conmemoración de los 485 años de fundación española de la capital ecuatoriana.

 

Sebastián de Benalcázar o Sebastián Moyano, es a quien se atribuye la fundación de la ciudad de Quito en medio de una campaña de conquista de los territorios americanos en la que, bandos encontrados de españoles, fueron fundando ciudades en un primer momento en pos de ganar el mayor territorio posible para un bando en específico; en este caso, para el bando de Francisco Pizarro.

En este sentido, es muy poco conocido el hecho de que existió un proceso hasta la fundación definitiva de la ciudad de Quito. En efecto, una primera fundación se realizó el 15 de agosto de 1534 en la llanura de Cicalpa, lo que hoy es Riobamba. Una segunda fundación se realiza el 28 de agosto de 1534 por Diego de Almagro, quien envía a Benalcázar a lo que hoy se conoce como el Centro Histórico la fundación de la “villa” de San Francisco de Quito, el 6 de diciembre de 1534, la misma que estableció el cabildo de la ciudad y la repartición de solares.

 

La pequeña villa española de Quito nació con 204 vecinos españoles en la plaza en donde hoy se encuentra el monumento a Benalcázar, emplazándose sobre un antiguo territorio indígena y con muchos problemas como el abastecimiento de agua y las dificultades con el comercio. En 1563 Quito llegó a constituirse en capital de la Real Audiencia de Quito, llegando a ser una de las ciudades más importantes de los antes septentrionales. A lo largo de más de cuatro siglos de fundación española, la ciudad se ha transformado y ha crecido en proporciones enormes a cuando fue fundada. Hoy, sus espacios, calles y gente son la historia y el presente vivo que sigue construyendo una ciudad diversa en donde todos confluimos y la significamos. La fiesta y la conmemoración de su fundación debe ser un espacio para encontrarnos y reconocimientos en la diversidad para pensar constantemente esta ciudad histórica y en constante transformación.

El billete de diez mil sucres de 1974 fue emitido por el Banco Central del Ecuador y circuló hasta 1988. Forma parte de un cono monetario en el que por primera vez el Banco Central del Ecuador decidió incluir personajes históricos en sus emisiones monetarias, otorgar un color específico para cada denominación, en este caso el azul para los 10 sucres y finalmente unificar el tamaño de todas las denominaciones.

 Datos Técnicos:

Emisión: 1974

Valor facial: 10 sucres

Casa de impresión: American Bank Note Company, Nueva York

Dimensiones: 15,8 x 6,7

Lista de referencias:

Calvino, Ítalo. 2017. Las ciudades invisibles. Madrid: Siruela.

“Por qué Cuenca, Ambato y Quito se llamaban así? En El Telégrafo, 25 de septiembre de 2016. Enlace: https://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/septimo/1/porque-cuenca-ambato-y-quito-se-llaman-asi

Hoyos, Melvin. 2019. Historia del papel moneda en el Ecuador. Guayaquil: Municipalidad de Guayaquil.

Leído 105 veces
Valora este contenido
(0 votos)
INICIO   |   MUSEO   |   EDUCACIÓN   |   PUBLICACIONES   |   TIENDA   |     MI VISITA   |  CONTACTO