LO INVISIBLE

PIEZA DEL MES 10092021

En el mes de septiembre el Museo Numismático del Banco Central del Ecuador presenta como pieza del mes al billete de 5 pesos del Banco Particular de Descuento y Circulación de 1864 que forma parte de la colección y está en exhibición permanente. En este mes hablaremos sobre “lo invisible”, aquello que muchas veces pasa desapercibido en el uso cotidiano, pero que en el caso de los billetes resulta fundamental para garantizar su autenticidad.

 

El Banco Particular de Descuento y Circulación de Guayaquil inició sus operaciones en 1861, con un capital inicial de 100.000 pesos en dinero y 300.000 en pagarés (Hoyos 2019, p. 33). A partir de 1864 se imprimieron en la Casa William Brown & Company London las denominaciones de 1, 5, 10, 20, 50 y 100 pesos; en el caso de la de 5 pesos se imprimieron billetes en distintos tipo de papel (crema y rosado) (Hoyos 2019, p.39). El billete que presentamos en esta ocasión está impreso en papel rosado.

 

Los billetes de este banco no eran de inmediata conversión por lo que el Gobierno había realizado amortizaciones a plazo (Banco Central del Ecuador, inédito), es por ello que la leyenda del billete explicita: “El Banco pagará al portador a la vista cinco pesos en efectivo”. El Banco Particular de Descuento operó hasta 1867 estando autorizado a emitir billetes de hasta el triple del “capital en caja” (Hoyos 2019, p. 39), sin embargo el Banco incumplió este compromiso de emisión, siendo acusado de emisiones sin respaldo. En 1870 tuvo que liquidarse, vendiéndole sus activos y pasivos al Banco del Ecuador (Banco Central del Ecuador, inédito).

 

Desde la primera emisión de estos billetes se empezaron a falsificar, tanto a través del uso de fomularios legítimos con firmas y fechas adulteradas (Hoyos 2019, p. 33), como por parte de falsificadores como Vicente Olarte quien falsificó en el mismo fino papel de lino (Banco Central del Ecuador, inédito).

 

En este punto, las marcas de agua juegan un papel importantísimo como mecanismo de seguridad y como dotadoras de un valor estético muy interesante en los billetes. Las primeras marcas de agua que se han registrado guardan relación con la fabricación de papel en el siglo XIII y correspondieron a una elaboración manual que identificaba al fabricante del papel (Robles 2009, p. 36).

 

Ya en el siglo XVII las técnicas de elaboración de marcas de agua fueron mejoradas por un sombreado en donde aparecían figuras con más de una tonalidad aunque continuaban elaborándose de forma manual (Robles 2009, p. 36). A finales del siglo XVIII la elaboración de marcas de agua se transformó sustancialmente con la invención de la máquina Foudriner (Ibídem), que revolucionó la forma de fabricación de papel en todo el mundo. A través de estas máquinas se genera una depresión en el papel en el momento final de la producción con lo cual se obtiene la marca de agua.

 

>En el siglo XIX, con la invención de máquinas especiales llamadas “de forma cilíndrica” o “redonda” por primera vez se producen marcas de agua sombreadas y con múltiples tonalidades (Robles 2009, 36; Museo Casa de la Moneda 2016). Probablemente esta es la forma en la que se encuentra elaborada la marca de agua del papel moneda del billete de 5 pesos.

 

Ayudándonos de una luminaria que causa un efecto de contraluz, se puede observar en el billete de 5 pesos una marca de agua que ocupa casi toda la superficie del billete con motivos geométricos que adornan y enmarcan las cuatro esquinas formando un óvalo. En el centro del óvalo se puede leer “Banco de Guayaquil”, debajo de la leyenda un gilloche decorativo; en las dos esquinas inferiores el valor de “$5” y en la parte inferior, en letras “CINCO PESOS”, en una tonalidad distinta al resto de la marca de agua. Al fondo de esta última leyenda, se puede apreciar también una textura con motivos decorativos.

 

Desde el siglo XIX a la actualidad, las marcas de agua se realizan netamente mediante máquinas cada vez más modernas y con características especiales para el papel moneda. El uso de tintas especiales, fibras e hilos de seguridad forman parte de los procesos de fabricación del papel moneda en donde las marcas de agua son elementos fundamentales para garantizar su autenticidad. En la actualidad los artistas que trabajan en las fábricas que producen papel para billetes, elaboran las marcas de agua mediante en el uso de sofisticadas computadoras que producen valiosas piezas tanto a nivel estético como técnico (Robles 2009, p. 37).

  

Datos técnicos:

5 Pesos, Banco Particular de Descuento y Circulación de Guayaquil, 1864, William Brown & Company London. Colección Museo Numismático BCE

Bibliografía:

Banco Central del Ecuador. "Ficha técnica. Registro de bienes culturales. 5 pesos Banco de Descuento y Circulación 1864 ". inédito.

Hoyos Melvin. (2019). Historia del papel moneda en el Ecuador. Guayaquil: Municipalidad de Guayaquil.

Museo Casa de la Moneda. (2016). “Filigranas. Las huellas del agua”. Díptico de exposición. Enlace: https://www.museocasadelamoneda.es/documents/11610/92526/D%c3%adptico+exposici%c3%b3n+Filigranas/9d759d68-a323-4488-8211-bd08dcf0a06c

Robles, Daniel. (2009). “Marca de agua: arte en papel”. En Revista Moneda. Nro. 142: LOS SISTEMAS DE PAGOS Y DE LIQUIDACIÓN DE VALORES Y LA ESTABILIDAD FINANCIERA. Enlace: https://www.bcrp.gob.pe/docs/Publicaciones/Revista-Moneda/Moneda-142/Moneda-142-09.pdf

 

Lorena Rosero M.

Investigadora – curadora

Museo Numismático BCE

Read 826 times
Rate this item
(1 Vote)
INICIO   |   MUSEO   |   EDUCACIÓN   |   PUBLICACIONES   |   TIENDA   |     MI VISITA   |  CONTACTO

En cumplimiento a lo dispuesto en la Resolución Administrativa No. BCE-GG-001-2020, emitida por el Banco Central del Ecuador, comunicamos nuestra política para el tratamiento de datos personales. Para continuar navegando en este sitio debe aceptar los términos de la misma.

Política para el tratamiento de datos personales