FALSIFICADORES

pieza mes marzo

La historia de la falsificación de moneda y papel moneda se remonta al momento mismo de su producción, al de las primeras acuñaciones y las primeras impresiones de billetes. En el caso de la falsificación de papel moneda, se puede rastrear a esta práctica desde la expansión del uso de billetes a nivel mundial a partir del siglo XIX. Desde el Museo Numismático del Banco Central del Ecuador, en este mes de julio, proponemos algunas entradas de análisis sobre este tema a partir de su pieza del mes: el billete falso de 1 Peso del Banco del Ecuador de fecha 1874, que forma parte de la colección del Museo Numismático de Quito.

 

El billete falso de 1Peso corresponde al diseño de billete emitido en 1874 por el Banco del Ecuador. La emisión original de esta serie correspondió a un momento de crisis el en Banco del Ecuador debido a la renuncia de algunos de sus principales socios y la pérdida de depositantes, que se presentaron en contra de su política expansionista y la apertura de sucursales en Quito y Cuenca(Hoyos 2019: 50-51).

En 1874, el Banco del Ecuador, contrató una nueva emisión de billetes con la American Bank Note Company, es así que se imprimió un 1’000,000 de billetes de 1 Peso y 100,000 billetes de 5 Pesos. Esta impresión se realizó en cuatro series (A, B, C y D) contando como diferencia únicamente la cromática de su reverso (Hoyos 2019: 50-51).

En el caso del billete original de 1 Peso emitido en este contexto, en el anverso, en la iconografía se puede observar en el centro la representación del ferrocarril en funcionamiento, en el lado izquierdo dos hombres, el uno sentado sobre su equipaje y fumando un cigarrillo y el otro de pie sosteniendo un combo con su mano derecha. En el lado derecho se observa una mujer que carga una gavilla de hierba.

 

Si nos fijamos en la cromática, material y principalmente el trazo del billete que presentamos en esta ocasión, podemos advertir las notables diferencias en la fidelidad de la imagen de las alegorías representadas en su anverso. La mujer que carga la gavilla de hierba salta especialmente a la vista en la forma de su rostro y manos y la imprecisión del trazo, así como también, los trazos lineales del fondo de cada escena, que nos dan cuenta de la adulteración y falsedad del billete. Pese a esos detalles, este billete circuló y nos hace pensar en la ingenuidad de los usuarios que lo recibieron con esos trazos dibujados.

 

Macintosh HD:Users:psolano:Desktop:FERNANDO HEREDIA:JULIO 2021:BF.jpg

1 Peso, Banco del Ecuador, 1874, Falso. Colección Museo Numismático BCE

Macintosh HD:Users:psolano:Desktop:FERNANDO HEREDIA:JULIO 2021:BO.jpg

1 Peso, Banco del Ecuador, 1874, American Bank Note Company. Colección Museo Numismático BCE

 

Como advertíamos en el inicio de esta reseña, el delito de falsificación remonta a la propia producción de monedas y billetes. En el caso de las monedas, desde muy temprano en los territorios españoles de América se establecieron drásticas leyes para los falsificadores de moneda que llegaban hasta la pena de muerte. Para el siglo XIX, específicamente para 1837, frente a la enorme circulación de moneda falsa producida en Cuenca, se estipuló en el Código Penal a la falsificación de moneda como “delito contra la fe pública”, castigándose el desacato a esta ley con la pena de muerte; por su parte a quienes alteraban el peso de la moneda con el cercenamiento eran condenados a cuadro años de obras públicas (Velasco 2013: 95).

 

Este tipo de prácticas, contrario a lo que podríamos pensar, no siempre estuvieron relacionadas a personas dedicadas a otro tipo de delitos o gente de escasos recursos. Por el contrario, la falsificación de monedas y posteriormente de billetes estuvo relacionada a personas con posibilidades, circuitos de poder y conocedores de las tecnologías para realizarlo. En 1842 por ejemplo, 20 personas fueron enjuiciadas  en Cuenca por el delito de falsificación, sin embargo ninguna estuvo presa y salieron el libertad bajo fianza (Velasco p. 96); según declaración del director de la Casa de Moneda de Quito al Ministro de Hacienda en 1838, la inmensa fabricación de escudos y doblones se practicaba a la vista de las autoridades de Cuenca y Loja, mismas que eran protegidas y toleradas por ser “personas de cierta consideración” (Exposición que hace el director de la Casa de Moneda al Ministerio de Hacienda en el año de 1838, S/l, s/e, 1838, p. 2. En Velasco 2013: 96).

 

En el Ecuador, poco se ha estudiado sobre los casos de falsificación de billetes, sin embargo los casos analizados en el Río de la Plata, Brasil y Chile, sugieren también que los fabricantes de dinero falso, estuvieron vinculados a  grupos de migrantes europeos con cierto poder o a su vez con ideales políticos libertarios y anarquistas como fue el caso de Samuel Torner, anarquista catalán, creador de la Escuela Moderna Española, acusado del delito de falsificación de billetes en Argentina(Galeano 2019); principalmente este último dato nos abre la posibilidad de pensar en la falsificación realizada en el siglo XIX por ciertos grupos como un ideal de justicia social o de financiamiento de programas políticos.

 

Por lo general los oficios de tipografía, imprenta y litografía estuvieron relacionados a esta práctica de fabricación de billetes falsos (Galeano 2019). Los objetos para la fabricación como planchas de cobre, sellos numeradores, maquinaria de impresión no podían ser costeados y mantenidos si no solamente por un cierto tipo de personas que poseían el capital económico y simbólico para ello.

 

En este contexto, resulta interesante acercarnos a la historia de la falsificación de billetes como una práctica que resultaba, al menos en siglo XIX, bastante común y extendida incluso de manera transnacional con redes enormes de fabricación irregular de billetes. Sobre este billete de 1 Peso de 1874 nos quedan algunas preguntas sobre si correspondió a una red de falsificación y cuáles pudieron ser sus alcances o si por sus características artesanales de fabricación correspondió más bien a redes más pequeñas y locales o tal vez algún aficionado del dibujo lo esbozó.

 

Datos técnicos:

1 Peso, Banco del Ecuador, 1874, Falso. Colección Museo Numismático BCE

Bibliografía:

Galeano, Diego. 2019. “ESE DERRAME EXTRAORDINARIO”: DETECTIVES POLICIALES, PERIODISTAS Y FALSIFICADORES DE DINERO EN AMÉRICA DEL SUR (AÑOS 1910). Diálogo andino, (60), 71-83. https://dx.doi.org/10.4067/S0719-26812019000300071

Hoyos, Melvin. 2019. Historia del Papel Moneda en el Ecuador. Guayaquil: Municipio de Guayaquil.

Velasco, Viviana, 2013. Negociar el poder: Fiscalidad y administración pública en el proceso de construcción del Estado ecuatoriano, 1830-1875. Tesis Doctoral: Universidad Pompeu Fabra Barcelona.

 

Read 1081 times
Rate this item
(0 votes)
INICIO   |   MUSEO   |   EDUCACIÓN   |   PUBLICACIONES   |   TIENDA   |     MI VISITA   |  CONTACTO

En cumplimiento a lo dispuesto en la Resolución Administrativa No. BCE-GG-001-2020, emitida por el Banco Central del Ecuador, comunicamos nuestra política para el tratamiento de datos personales. Para continuar navegando en este sitio debe aceptar los términos de la misma.

Política para el tratamiento de datos personales